Joaquín Clausell

El nombre de Joaquín Clausell está estrechamente ligado al desarrollo de la plástica mexicana a lo largo del primer tercio del siglo XX. Considerado como el más destacado representante del impresionismo en nuestro país, José Joaquín Quirino Marcelino Clausell Traconis nació en el puerto de San Francisco de Campeche el 16 de junio de 1866. Cursó estudios de bachillerato en el Instituto Campechano y, posteriormente, se trasladó a la Ciudad de México en donde se graduó como abogado en la Escuela Nacional de Jurisprudencia.

Una faceta menos conocida de Clausell fue la de periodista y caricaturista político. Colaboró en diversos periódicos entre los que destacan, El Hijo del Ahuizote, El Universal, El Monitor Republicano, La República y El Demócrata, del cual fue fundador y director. Su aguerrida vocación democrática y su permanente crítica al régimen de Porfirio Díaz motivaron su ingreso en repetidas ocasiones a la cárcel de Belén, y a prolongados y constantes exilios, uno de los cuales lo condujo, en 1896, a París en donde conoció a Claude Monet y Camille Pissarro, quienes ejercerían una destacada influencia en el desarrollo de su posterior producción artística.

Joaquín Clausell se inicia en la pintura, próximo a cumplir los 35 años, instado por el grupo de amigos que frecuentaba entre los que se encontraban Diego Rivera, José Clemente Orozco y Gerardo Murillo. Instaló su estudio en la azotea del Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya, donde actualmente se ubica el Museo de la Ciudad de México y que perteneciera a la familia de su esposa Ángela Cervantes.

Joaquín Clausell falleció el 28 de noviembre de 1935, a la edad de 69 años.